Aprendiendoaescribir's Weblog

Posts Tagged ‘relatos cortos

A la Rei

Son estos los momentos que atesoro. Tiradas en la cama, hablando de tu vida en común con Wentworth, el hombre de tus sueños. Cómo te cuida Wentworth, ¿eh? Echó a todos los tontos de Tudela y además te canta canciones con ese vozarrón que tiene. Tenéis una casa preciosa aunque, eso sí, sin pretensiones. La sala de lectura mira hacia el lago con la barquita por un ventanal de dos metros de alto por el que entra la luz del mediodía. Habéis contratado a uno que estudió Biblioteconomía y Documentación para que tenga todos los libros ordenados.  Para sentarse hay unos puffs que son igual de blandos que el culo de la Viol.  Ah, y este viernes  dais una fiesta en la que vamos a estar todos. Irán la Olga, la Viol, la Cagüé y el Hugo. También estarán Daniel Brülh, Juan Diego Boto, el preso de la cárcel de Zuera y Keira Knightley. También estaré yo y creo que Yann Tiersen se encargará de la música, aprovechando que estos días está por casa porque le está enseñando a Wen a tocar el xilófono. Prometo que veremos todos tus cortos: La Excursión I, II y III incluídos, con Gabi y Jessy buscándose la una a la otra por el Parque Grande en taca-taca. Dices que vas a llevar un vestido minifaldero, claro, ahora que estás fotodepilada te da todo igual. Pero que conste que te fotodepilaste por ti, porque a Wentworth le dan igual tus pelos. Él te quiere tal y como eres, Bridget. Yo iré a la fiesta con mi Oscar, ya sabes, el que me dieron al mejor guión original por Sensión Tensual. Nunca lo hubiera conseguido de no ser porque montamos esa productora con el dinero que tu Wentworth sacó de la cuarta parte de Indiana Jones. Gracias.

En mi cuarto, antes de dormir, mientras se enciende el ordenador. Una nota se desliza por debajo de la puerta:

“ Hi Encisa!

It’s Wen. I’m going to Rache’s bedroom, but before I’d like to tell you that I’ve phoned some friends and Johnny (Depp) is about to come to your bedroom.  Please take care of the woman of my dreams because I am really in love with her and I’m writing a song for her with my friend Yann (Tiersen).

Yours sincerely,

Wentworth Miller (loves) Rei-Rei (I never thought that such a perfect woman could exist)”

Y me dices por último: “Y estoy más a gusto que un arbusto. No nos vamos a dejar nunca. Bueno, si cortamos será porque yo le dejaré a él, claro”.

Zaragoza, Otoño de 2004.

"Mira qué calcamonía me ha salido en el bollicao"

EPÍLOGO: Tras el fiasco de su autobiografía Wentworth: lo negro lo escondo, el señor Miller dejó Tudela y se retiró a las calles de Nueva York, donde ahora ejerce la mendicidad profesional. En sus ratos de ocio se dedica a comer perritos calientes con salsa de tofu y guacamole. Por su parte Rei-Rei, tras una ruptura amistosa con Wen (le dejó ella, claro), se consagró en cuerpo y alma a su trabajo de reina de su reino y hoy continúa repartiendo alegría, ilusión y pompas de jabón, siempre en buena compañía.

Anuncios

En clase la conocí y tuve el privilegio de disfrutar de sus procesos de creación mental, así como de los resultados. Absurda, espontánea, certera y original. Olga con un boli y un papel en la mano es puro talento. Solo necesita estar más aburrida que una estatua. Lo que viene a continuación son sus “apuntes” durante una de las clases magistrales de su master en producción televisiva. Plas, plas y plas, amiga. Arte y ensayo. Plas, plas y plas.

Salir en la tele parecía aburrido, ha resultado ser insufrible.
Por muy bueno que sea el contenido, que la mayoría de las veces no lo es, por Dios, un continente decente!

Por un continente decente
por un tupper-ware transparente
con abrefácil
con odor-control
con alas
y con muchas ventanas
de comunicación.

M.M.: fomentando la creatividad a través del tedio.
15 minutos de fama es más que suficiente.

1/3 de masa cerebral moribunda, Tartikoffmente, mátame ya.
Saludemos al líder, nos llevará consigo a otro planeta, otro Mundo, sólo hay que girar a la derecha tras la cuarta roca del Sol.

San Lorenzo, San Lorenzo, San Lorenzo es mi patrón, cuango hago una parrilla siempre pienso en Tartikoff.

Réplica, contrariamente igual: XY

Yo Yo YO soy taaan excéntrico e interesante que ennumero la materia. La sexta clave son las 4 fases que sin ser lo mismo ni algo diferente resultan imprescindibles.

Tick Tok Tick Tok Tick i ti i ti tick i ti Tok baquetas mentales

*Una técnica para producir ideas Webb Young

El talento crece en los árboles, si no eres alto tienes que trepar.

Le das la vuelta y bolsa otra vez, aunque sea belleza en estado puro, perfume de lonja de pescado.

El monstruo que me absorbe cada mañana tras la peluca rosa y la escalera mecánica, misógina, asesina.

Adjetivos que explican la mediocridad.

CORTESÍA DE UN REY MAGO II

VASCOS COMUNICANTES: Patxi!!! Este es el contestador de Patxi…

Eureka! Somos vasos comunicantes, transportando impresiones de A a B, continentes emisores-receptores, cadenas de televisión, niños del S. XIX preguntando si podemos repetir, necesitamos más gachas con canciones.

El sintetizador mezlca, pero no resume. Está hecho en Dinamarca.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa, atrapado eternamente durante 3 horas y media.

Produced by telarañas en el cráneo S.L.

Zeus=Medusa Rayos con serpientes, cegado por el miedo del poder. Hay que matar a Kronos y encerrar a sus hios, titantes obsoletos.

Exec Prod Ex. Pro he used to be good, but maybe not.

Sydney Gamberra el submundo de Quarry, intelectuales blandos que van de duros, artistas wannabe que se escupen en las manos para no encajar y ser atormentados lobos solitarios

Ay de mí, alcohólico rechazado que habla de sexo por la calle con los ancianos.

LAME, siempre en inglés

Bunny Foo-Foo

Cinco minutos. Me sangran las yemas de los dedos. No debí arrancarme los ojos, echo de menos la luz.

Análisis “científico” de la “audiencia”.

Dique seco, asesinato en el puerto. Muerte en el espigadero.

Pégame a 90 días. Pero pégame. Lo importante es cobrar.

En otro lugar
vagando
por mi mundo
feliz

Hay que estar sembrado para poder crear
Ser verdaderamente un Dios
Un espermatozoide neuronal

Orquestas sin batuta
democracia musical
I IV V I V VII I

Bum!
I lost my home

for the races
in the guetto
I’m happy / now

De:  http://miteleestutele.blogspot.com/

Hay cosas que escribimos y a las que tenemos un cariño especial. En un afán  revisionista, cuelgo aquí este relato que escribí una tarde de lluvia y oscuridad en Glasgow cuando todo estaba por comenzar. Cuando quería ser guionista pero aún no lo era. Cuando la idea de hacer un corto y que lo seleccionaran como finalista para un certamen (vaaale, solo era el de Videominuto de la Universidad de Zaragoza, pero una está muy contenta) me parecía irreal. Cuando el hecho de solicitar una subvención para realizar otro corto y que me la dieran formaba parte de un futuro muy lejano que apenas me atrevía a imaginar. Cuando yo todavía no era yo, pero había algo en mí que me decía que tenía que salir. Cuando pensaba que el poco talento que siempre he tenido me había abandonado, pero en realidad estaba hivernando, esperando mi llamada de socorro. Cuando soñaba despierta con parecerme algún día a la persona en la que me estoy convirtiendo. Cuando intuía la desesperación, la alegría del cambio y el miedo, el maldito miedo. Cuando no sabía que una persona, muy importante para mí en esos momentos, me abandonaría por el camino por ser incapaz de entenderme, de querer adaptar su ritmo al mío.  En definitiva, en la puta antesala del cambio.

Por mi cabeza rondaban ideas que me susurraron la historia que en breve pegaré aquí abajo. The Time Traveller’s WifeS.P.N.B. de Iván Ferreiro, Corazón de Tiza de Radio Futura, Bordón, mi obsesión con la infancia y un niño con el que soñé recurrentemente y cuya cabeza se convertía en helicóptero las noches de luna llena. Leyéndolo ahora, el relato me parece torpe, de prosa tosca, cambiaría la puntuación, muchas frases… Quizá algún día lo haga,  pero en estos momentos me sirve como recordatorio de una etapa en la que pensé  que estaba bién y a la que, aunque ahora la rememore con  ternura, jamás volvería. Recuerdo que al acabarlo, mi yo de entonces pensó “sé que lo puedo hacer mejor”. Solo espero no haberla defraudado y hacer que se sienta muy orgullosa algún día.

COLUMPIO

Mi cuerpo se desintegra y llego a aquella tarde cuando ya estaba anocheciendo. No estoy desnudo pero sí soy transparente. Me golpea el calor, el ruido de los grillos que empiezan a anunciar la noche que llega.

Dejo la pelota en el suelo frío de la entrada. El cemento pulido no parece mármol, pero resbala igual. Las manos me huelen a polvo y saben a suciedad, me las lavo con el último chorro de agua tibia del día. ¡Qué rico el pan con tomate cuando se hace con hogaza de pueblo! Y este jamón, hacía tiempo que no comía uno tan bueno. Me limpio la boca con la servilleta, todavía me sabe a melón. Las manos están pringosas y me las lavo otra vez.

De vuelta a la calle, mi pelota bota en el empedrado y regateo contra el viento de camino a tu casa. Dos gritos, tres, al final se oye el grito de tu madre llamándote. Te asomas a la ventana, ya bajas. El cielo se ha hecho oscuro y está cubierto de estrellas. Oigo el eco metálico de tus pasos acercándose por las escaleras. Aquí estás tú, apartando los flecos de la cortina de macarrones de plástico; con tu vestido de flores y tus bambas blancas, iluminada por la luz que sale de la ventana de los vecinos y con los grillos de fondo.

Yo con una mano en el bolsillo y con la pelota en la otra, tú tienes los brazos cruzados y me miras. ¿Qué quieres hacer? Vamos al bar, a comprar un chupa-chups. Nos compramos dos chupa-chups, el año pasado costaban  un duro menos. Son de esos que pintan la lengua, son de fresa; llevan sidral y chicle dentro pero hasta el chicle aún queda un buen rato, le acabamos de quitar el papel.

Ese vestido de flores no te iba por encima de la rodilla el verano pasado, me fijo mientras cruzamos el frontón hacia los columpios de detrás de la iglesia. Sí, tú ya me sacas un palmo, pero yo sigo siendo el que mejor tira los chutes. Te reto y tú te pones en la portería sin red, con las piernas abiertas y flexionadas, manos sobre las rodillas. Paras la pelota de un salto, con las dos manos, y me miras con aire triunfal. Sé que te escuecen las palmas aunque no digas nada.

Llegamos a la entrada del mirador y pasamos por debajo de una farola infestada de polillas. A partir de este punto la única luz es la de las estrellas. Todos los años se me olvida que cuesta un rato hasta que los ojos se acostumbran a esa oscuridad. Nos quedamos quietos durante cinco segundos, sabemos que el camino hacia los columpios está flanqueado por el balancín a la derecha y por el desagüe a la izquierda. Unos centímetros de más en cualquier dirección significan una caída segura y justo cuando estamos convencidos de que nuestros mapas mentales nos van a fallar, las formas del tobogán y del muro de piedra comienzan a dibujarse a lo lejos. Cada vez que pasa esto, es magia. Nos empezamos a reír y corremos hacia los columpios. Yo llego antes, pero te dejo el de la izquierda porque sé que es tu favorito.

El primer minuto nunca decimos nada. Nos entretenemos dándonos impulso con las piernas, primero estiradas hacia delante y luego dobladas para que los pies no toquen el suelo. Dos impulsos más tarde el suelo ya no es más que un recuerdo, escuchamos el chirrido metálico de las cadenas. El asiento de hierro se está calentando, pero ya no importa porque hemos creado viento con nuestro sube y baja, adelante y atrás. El columpio ya tiene potencia suficiente para volar por si solo, así que me concentro en sorber la saliva acumulada con sabor a chupa-chups. Tú también estás más tranquila, ha llegado el momento de ponerse de pie.

Nuestros columpios van al revés, cuando mi cuerpo está casi frente a las estrellas, el tuyo está mirando el suelo polvoriento. Cada vez que nos encontramos en el punto paralelo al suelo, nos miramos y sonreímos con el chupa-chups en la boca. En una de estas se me ocurre enseñarte una de las miles de cosas que he aprendido durante el año. Mira, mira. Y ya no sé si estás mirando porque he pegado un salto y estoy agarrado a la barra con las dos manos. El columpio sigue su recorrido, un poco más inestable porque ya no estoy montado en él. Te oigo hacer un ruido de sorpresa, me alegro de haberte impresionado.

Me he concentrado tanto en el salto que no he oído el golpe seco. Un calambre me sube desde los tobillos y estoy agachado para que el columpio no me dé en la cabeza. La giro y te veo ahí, tumbada sobre el polvo, ahora los dos columpios se mueven prácticamente igualados. No me doy cuenta de que aún tienes los ojos abiertos hasta que me acerco a ti de rodillas. Se te ha quedado cara de susto. Me hacen falta tres segundos y tres repeticiones de tu nombre sin respuesta para darme cuenta de lo que ha pasado. Dejo olvidado el balón junto al balancín y salgo corriendo. Los columpios chirrían y se balancean en la oscuridad del mirador.

Quédate ahí, no te muevas. En el momento en el que todo lo que emprendes es posible. El mundo entero es una tierra fértil y de tus dedos llueven semillas.

Os conocistéis el día del festival del colegio. Tú le preguntaste de qué iba. “Soy un disfraz de tigre disfrazado de girasol estrellado, en la puerta de la verbena de las fiestas de tu barrio”. Le cogiste de la mano y os fuistéis a ver a las de 2ºA, embutidas en sus trajes de fresa, con mallas verdes.


noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Teasing and braiding can, like any craft, be learned. But as to determining which episodes hold promise (as oysters hold pearls), it is not without justice that this art is called divining.

PARTIDA DE NACIMIENTO