Aprendiendoaescribir's Weblog

Posts Tagged ‘Cuatro

 

Con más cursilería, hip hop y cajitas de música de lo habitual, House estrenó esta semana en Estados Unidos su sexta temporada con gran éxito. En un capítulo doble especial, recogimos al doctor donde lo dejamos tras el hipercomentado final de la temporada pasada: el hospital psiquiátrico de Mayfield. Y para los espectadores fieles que lo seguíamos cada martes en Cuatro y que habíamos aguantado con paciencia y resignación su cinismo de primera clase y su caracter misántropo y obsesivo, la sexta temporada comienza con un House que  no parece House. Aunque en realidad todo es un engaño, porque House sigue siendo el mismo pero distinto. Trae las viejas señales, pero sus manos son las de ahora. En hora y media, los personajes episódicos se nos meten en la cabeza con la facilidad con la que siempre lo hacen en esta serie. Y vemos a un Gregory House que pasa de pez fuera del agua a la aceptación total de sus problemas y a pronunciar las palabras que le permitirán empezar a ver la luz (“I wanna get better”). Un cambio de 360º que en mi opinión, debería ser el final de esta magníficamente entretenida serie. Sin embargo, queda toda un temporada por delante y se la han jugado a una sola carta. A partir de aquí, o House vuelve a ser el de siempre o vemos a este personaje estrella afrontar su realidad desde otro ángulo. Habrá que esperar a los siguientes capítulos para ver si el giro magistral deriva o no en una metedura de pata.

Anuncios

 

 

CUIDADÍN, QUE HAY ESPOILERS

Érase una vez un nido de médicos con mentalidad postadolescente llamado Seattle Grace. Érase una vez una panda de residentes egocéntricos y competitivos hasta la saciedad, hasta hacerme perder cualquier rastro de simpatía o empatía hacia ellos. Érase una vez una serie centrada en “yo, yo y después, yo” que utilizaba temas como el amor, la vida y la muerte como mero vehículo para tramas de culebrón teen. Afortunadamente, también érase una vez la Doctora Bailey.

En ese mar de desordenes hormonales y emocionales en el que navegan los personajes de Anatomía de Grey, hay una pequeña isla en la que habita Miranda Bailey (Chandra Wilson). En su isla, la doctora tententieso tiene que luchar contra  la angustia que le produce ser una madre ausente mientras siente un amor inmenso hacia su trabajo. Tiene que lidiar con su deseo de aceptar una beca de investigación en pediatría, mientras su jefe y su (casi ex) marido la presionan para quedarse en cirugía general y con el hastío que ésto le produce. Además, desde el episodio piloto, Bailey tiene que ser la “mami del hospital” de todos los residentes. Y aunque en esta quinta temporada alza de nuevo la vista desde su isla para mandar  miradas de preocupación, aprobación y condescendencia a sus polluelos; se podría decir que ya tiene una cosa menos de la que preocuparse.

Y es que en esta temporada (cuya segunda parte empieza a emitir  Cuatro este jueves por la noche) pasa algo sorprendente: muchos de los personajes crecen. Shonda Rhymes, su equipo de guionistas, gran parte de la crítica y muchos de los fans de la serie están empeñados en que los personajes de Anatomía… llevan creciendo desde la primera temporada. Mentira. Puedo jurar sobre la biblia de Doctor en Alaska que hasta esta última entrega, una servidora tenía alumnos adolescentes con más madurez mental que gran parte de la plantilla de cirujanos del Seattle Grace. Pero se hizo el milagro y en la quinta, muchos de ellos comienzan a convertirse en adultos (la enfermedad de Izzie, su relación con Alex, la boda de Meredith y Dereck, la tortuosa relación de Cristina y Owen, Callie y su puesta de largo en la edad adulta). Cierto es que algunos se quedan en el camino (Adiós George O’Malley, qué aburrimiento lo de la hija de Spielberg y qué poco hemos visto de lo de Sloan y la pequeña Grey), pero se agradece ver que la serie es más coral que nunca y, sobre todo, que la insoportable Meredith Grey (Ellen Pompeo) se va haciendo un poco más llevadera. Ah, y con el cliffhanger del final de temporada se han asegurado una buenísima audiencia para abrir la siguiente en otoño.  No ha estado nada mal verlos en acción. Nada mal.

 

Siguiendo el camino de ladrillos amarillos de Callejeros, Cuatro nos ofrece 21 Días… , programa de reporterismo testimonial. Primero fueron los mendigos, luego la anorexia. La última entrega voy a intentar no perdérmela, porque promete.


septiembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Teasing and braiding can, like any craft, be learned. But as to determining which episodes hold promise (as oysters hold pearls), it is not without justice that this art is called divining.

PARTIDA DE NACIMIENTO